Devocional 5 de 7

¿Quién no recuerda las tablas de multiplicar? Es algo que en el colegio nos enseñaban, a cada uno siguiendo diferentes técnicas para #recordarlas y que #nunca las olvidásemos, puede que se nos “atasque” el 7X9= …, pero ¡las recordamos! y son el #pilar de muchas #operaciones que realizamos a lo largo de nuestra vida y prácticamente a diario.

Algo así ocurre con las #enseñanzas y #mandamientos que encontramos en la Palabra de Dios; sería muy #bueno, #grabarlos a fuego en nuestra memoria para que formasen parte de nuestra “respuesta #automática” ante cualquier #circunstancia o #decisión que tengamos que tomar, (aunque se nos “atasquen” algunas cosas como “eso de poner la otra mejilla…)

¡No es sencillo #memorizar tantas cosas!, pero si vamos adoptando en nuestra vida las enseñanzas y mandamientos del Señor, hasta convertirlas en costumbres, en #rutinas diarias, llega un momento en que no se hace necesario memorizar, ¡solo actuamos de manera natural porque las habremos interiorizado! y a fuerza de practicarlas, empiezan a formar parte de nuestro ADN.

El resultado de llevar a cabo lo anterior, conlleva de nuevo una #promesa: “nos irá siempre bien por el resto de nuestra vida”, por eso, cuanto antes aprendamos y pongamos esto en practica, tendremos una larga y bendecida vida…

¿Te animas a empezar ha hacer las cosas como nos indica la Palabra de Dios?

Cuando hacemos las cosas, se dicen solas, y nuestras acciones, hablan  mucho más alto que nuestras palabras…

Tenemos ante nosotros un día nuevo: ¡Hazlo especial!

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola
A %d blogueros les gusta esto: