#Matrimonio 2 de 7

Vivimos en un tiempo en el que la #fidelidad tiende a ser un “bien escaso…” 

Las personas que no han #creído aún en Dios, piensan que Sus mandamientos son puras #prohibiciones y que #coartan su #libertad para hacer lo que les venga en gana, pero tal vez no están mirando la Ley de Dios en su #verdadera dimensión, y es que ir contra ella, es ir contra nosotros mismos, ya que los #mandamientos, tratan de #protegernos de las #consecuencias que trae el infringirlos…

Dios, nos advierte que #caer en la #infidelidad matrimonial, nos va a traer #consecuencias ante él que nos va a juzgar por ello!, pero antes de llegar a eso, sufriremos en nuestra propia carne, la #pérdida de #confianza de nuestro cónyuge y el #deterioro  en la relación que la #traición del infiel significa para toda la familia.

Nuestro cuerpo, cuando contraemos matrimonio, ya #no nos pertenece en su #totalidad, ya que somos #uno, con la persona con la que nos #casamos, por lo que siendo #infieles a nuestra pareja, el #vínculo queda #destruido y sufriremos las #consecuencias de esa #fractura, ademas de la humillación y despareció que la infidelidad causa a nuestro cónyuge.

El Señor no quiere que #suframos, y como Padre, no le es agradable #castigarnos, pero #mancillar un #compromiso tan importante como el matrimonio, es algo sobre lo que no puede ser condescendiente.

Ten un buen día.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola
A %d blogueros les gusta esto: