#Mal: 4 de 7

El representante del #mal en este mundo es el #diablo, también conocido como Satanás, el demonio, príncipe de las tinieblas, el engañador, el maligno, el acusador, príncipe de la potestad del aire, asesino, mentiroso e incluso como dice en 2ª de Corintios 4: 4: el dios de este mundo”.

Muchas personas creen que el demonio es una figura “#imaginaria”, o una “fuerza”, pero aunque no es un tema agradable de tratar, debemos estar #prevenidos y saber el poder de este ser “maligno”; también debemos conocer su #naturaleza y las #argucias que utiliza para #seducir al ser humano para no caer en ellas, pero sobre todo y desde el principio, saber, que es mayor, el poder del que está en nosotros, (el Espíritu Santo), que el poder de Satanás (1ª Juan: 4:4)

Pero: ¿de #dónde sale el diablo? El capítulo 14 de Isaías, nos habla de #Lucero: un ángel de Dios, que se #revela y se convierte en Satanás, también encontramos referencias del demonio en el libro de Ezequiel,  capítulo 28.

La naturaleza de Satanás, puede resumirse en que es un #mentiroso (lo vemos desde Génesís con Adán y Eva), experto en #entenebrecer la mente de las personas, les #tienta, e intenta #apartarnos de Dios con estratagemas y disfraces de luz, (lobo con piel de cordero…), también, nos #acusa delante del Señor, y nos hace sentirnos #culpables y pensar que no merecemos el #perdón, consiguiendo robarnos la #paz. Pero su campo más abonado está con los que aún #no han creído en Dios; les #seduce, #aleja, y #aparta del bien, animándoles y apoyándoles todo lo posible para que hagan el #mal, y se #pierdan.

El libro de Apocalípsis, habla de la destrucción total del #demonio y sus secuaces al final de los tiempos, pero mientras tanto, la oración, y el poder del Espiritu Santo, en nosotros, serán nuestra protección.

Ten un buen día.

A %d blogueros les gusta esto: