«Si a alguno le falta sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará. Dios es generoso y nos da todo con agrado. Pero debe pedirle con fe, sin dudar nada. El que duda es como una ola del mar que el viento se lleva de un lado a otro.
Santiago 1:5-6

Ya hemos comentado en este espacio en otras ocasiones el significado bíblico de la #sabiduría (que no es conocimientos humanos sobre las diferentes materias: matemáticas, literatura, filosofía…) sino la capacidad de saber guiarnos y decidir en los asuntos de nuestra vida, dirigidos por el Señor y conforme a Sus #mandamientos y Su #voluntad.

Al leer este pasaje, puede resultar inspirador, pensar en un #surfista que es capaz de aprovechar el impulso del viento para -casi volar- manteniéndose en equilibrio sobre la ola, y si no es tan hábil, es arrastrado, y vapuleado por el mar de un sitio para otro.

Por eso, dudar de nuestra fe, nos «zarandea» y nos hace caer, pero si estamos confiados, no hay viento ni mar, que nos haga sucumbir.

¡Pidámosle a Dios la sabiduría necesaria para tomar las mejores decisiones, para vivir soportando las envestidas de esta vida y sin perder el equilibrio!

Ten un buen día.

A %d blogueros les gusta esto: