“Yo, que estoy preso por servir al Señor Jesús, os ruego que viváis como deben vivir quienes, han sido llamados a formar parte del pueblo de Dios. Sed humildes, amables y pacientes, y apoyaos por amor, los unos a los otros. Haced todo lo posible por vivir en paz, para que no perdáis la unidad que el Espíritu os dio.”
Efesios 4:1-3

Lo que llama la atención cuando leemos sobre la #iglesia en el Nuevo Testamento (instituida a partir de la #resurrección de Cristo, tras la venida del Espíritu Santo en Pentecostés), es que el individuo queda “diluido” y es al #grupo al que se da prioridad.

Para el Señor, “NO SOMOS ISLAS”, y aunque nos ama a cada uno, él quiere que trabajemos en #equipo porque sabe de nuestra naturaleza y nuestra necesidad de apoyo mutuo y por la diversidad de nuestros dones. #Solo, trabajando unidos, podremos llevar a cabo la obra que Cristo nos encomendó cuando se fue al cielo.

Pablo escribe a los Efesios desde la cárcel (no lamentándose, simplemente comentándoles su situación y la razón por la que está allí), y les recuerda, cómo están llamados a vivir: como pueblo De Dios, y no lo hace en un tono #imperativo, sino de #ruego .

La #unión en el pueblo de Dios; en Su iglesia, es ¡muy #importante para distinguirnos del resto! y de ahí que Pablo nos “recuerde” pautas de comportamiento que nos #diferenciarán: humildad, amabilidad, paciencia, apoyo unos a otros, conciliadores… etc.

¿Verdaderamente #somos la iglesia que Cristo instituyó? Los próximos 12 al 14 de julio, conmemoramos el 500 Aniversario de la Reforma Protestante, con un Congreso dónde tomaremos el #pulso a la #iglesia actual en España. Será una buena ocasión para buscar al Señor y que nos hable, cambiando lo que sea necesario y poniéndonos “en línea” de lo que él espera de Su pueblo.

¡No te lo pierdas! ¡Tienes #mucho que decir…! https://www.ibemadrid.com/eventos/viii-congreso-evangelico-500-aniversario-reforma-protestante/

Ten un buen día.

A %d blogueros les gusta esto: