Yo os quiero como a hijos. Por eso os escribo esta carta, para que no pequéis. Pero si alguno peca, Jesucristo es justo y nos defiende ante Dios el Padre. Dios perdona nuestros pecados, y los de todo el mundo, porque Cristo se ofreció voluntariamente para morir por nosotros.
1ª Juan 2:1-2

La Biblia, siempre, utiliza las #palabras adecuadas para expresar con TOTAL #claridad, lo que nos quiere comunicar, por eso es #rotunda al comenzar el texto de hoy con esa declaración tan profunda:

-«Os quiero como a HIJOS»

Un amor tan #especial, #desinteresado y #generoso que #todos hemos experimentado y sabemos perfectamente, que es un vínculo difícil de romper…

Comenzando con esta declaración, lo que viene detrás, no puede ser más que un #mensaje lleno de amor, perdón, esperanza y seguridad; repleto de información y consejos para nuestro bien.

El interés que «los padres» tienen en que sus hijos -no pequen- es que saben que tendrán que #sufrir las #consecuencias de ese obrar mal, y ningún padre quiere ver sufrir a sus hijos…

Contar con la ayuda de un #abogado como Cristo para defendernos ante Dios, nos asegura estar en las «mejores manos» ya que nos ama hasta tal extremo que dio Su vida por nosotros.

Con esta seguridad, comenzamos la semana con optimismo y sabiéndonos protegidos.

Ten un buen día.

A %d blogueros les gusta esto: