#Carácter 2 de7

 Si intentásemos diferenciar los distintos caracteres, podríamos hacer innumerables clasificaciones, pero una muy básica y que puede agrupar muchas, es la distinción entre: #fuertes, y #débiles.

Dentro de los que muestran un carácter fuerte, encontramos a los: #extrovertidos, #enérgicos, #resolutivos, #apasionados, #luchadores… y los “débiles de carácter”, están representados por los #introvertidos, #cobardicas, #pesimistas… aunque #nadie es completamente fuerte, porque tiene debilidades y también ocurre lo contrario y la mayoría de los seres humanos, aspiran a realizar cambios en su carácter que le ayuden a librar las “batallas” y aspiraciones en su día a día.

No podemos dejar de apuntar otro matiz, y es que a algunas personas les puede parecer #maravilloso un determinado carácter, pero para otros puede estar repleto de rasgos deplorables… Aún así, tenemos que reconocer que cambiar nuestro carácter: ¡no es nada fácil!

El versículo de hoy, nos da una pista de lo que el Señor espera de nosotros, y es que cuándo le conocemos, debemos dejar atrás ciertas “influencias”, y que nazca una nueva manera de ser en nosotros.

¿Dios nos puede ayudar a #cambiar nuestro carácter? Pero ¿cuál es el carácter “ideal”? ¿Podemos encontrar en la Palabra de Dios, esos “rasgos” que definen un buen carácter?

Iremos contestando todas estas cuestiones en los próximos, días. pero hay ·”tres espejos” en los podemos mirarnos y que son el ejemplo del “carácter ideal…” y: ¡nos vamos a mirar en ellos!

Ten un buen día.

A %d blogueros les gusta esto: