#Bendición: 5 de 7

4) -El hombre bendice al #prójimo.

¿Cómo podemos bendecir nosotros a los que nos rodean? ¿Tenemos esa “autoridad”?

Es habitual entre nosotros, utilizar una frase:

-“Que el Señor te bendiga”-

Es el mismo Dios quién nos da la #autoridad para bendecir a nuestro prójimo, pero SIEMPRE esa #bendición, parte de él; nosotros solo somos #instrumentos en Sus manos que él, utiliza para bendecir a nuestros semejantes.

Dios, es la fuente de BENDICIONES, ¡siempre! y cuándo bendecimos a alguien, estamos buscando que el Señor, #derrame Su bendición sobre esta persona, y le pedimos: que tenga #misericordia, que le #conceda las peticiones que hay en Su #corazón, que le #proteja y le #guarde, llevándole por buen camino, y para ello, utilizamos la #oración como medio.

Cuándo verbalizamos esta bendición sobre alguna persona, le hacemos saber que le #amamos y que deseamos que el Señor esté muy atento a su vida y sus #necesidades, y le reconocemos como alguien muy #valioso para nosotros. Eso fortalece nuestros vínculos de amor y nos hace más #fuertes como Pueblo de Dios, a la vez que cumplimos el mandato de amarnos unos a otros.

Además de nuestras #palabras, nuestros #actos también pueden bendecir a los que nos rodean siendo #ejemplo delante de ellos en obediencia a Dios, haciendo con #excelencia nuestro trabajo: #sirviendo en la iglesia con #responsabilidad, ayudando a quién pueda #necesitarnos, llevando vidas #ordenadas, #educando a nuestros hijos en los #valores del Reino de Dios…, etc.

¿Estás siendo de #bendición a los que te rodean?

¡Adelante!

Ten un #bendecido día.

A %d blogueros les gusta esto: