#Perdón: devocional 6 de 7

Blasfemia: “irreverencia desafiante.” y podemos entender lo que esto significa cuando se refiere a Dios, y es, el #insulto hacia él: #degradarle, incluso #atribuirle a él la #culpa por un #mal que #no ha cometido, o negar que es #gracias a él, lo #bueno que nos ocurre. Blasfemar contra Dios, es una #desobediencia al Señor, y un grave pecado del que debemos #huir #arrepintiéndonos delante de él para obtener su #perdón.

Pero el versículo de hoy, que nos habla de la “blasfemia imperdonable”, hay que ubicarlo en su #contexto.

“La #blasfemia IMPERDONABLE contra el Espíritu Santo” la vemos en el texto de Mateo 12:24, y nos narra, que los #fariseos, a pesar de haber presenciado #pruebas que demostraban que Jesús realizaba #milagros en el #poder del Espíritu Santo, decían que Cristo estaba #”poseído por el demonio” “Beelzebú” y Jesús mismo en Marcos 3:29-30, nos dice que esta #blasfemia contra el Espíritu Santo, no será #perdonada…

Acusar que es el #maligno quien obraba a través de Cristo, es una ¡auténtica barbaridad!, ¡un “sin sentido”! ya que todas las #obras, #prodigios y #milagros que el Hijo de Dios hizo cuando estuvo entre nosotros, siempre fueron #buenas, sin ningún atisbo de duda que era el Espíritu Santo el que obraba y Dios, no puede #consentir una #tergiversación de estos hechos ni la #confusión de equiparar el poder del Espíritu Santo con el de Satanás.

Un creyente, que tiene al #Espíritu Santo en él, no puede #blasfemar en este sentido, ya que puede reconocer al Espíritu Santo obrando en Cristo como lo hace en él mismo, por lo qué estamos -a salvo- de incurrir en ese “pecado imperdonable”.

Ten un buen día.

A %d blogueros les gusta esto: