#Adviento 5 de 22 

 El profeta Miqueas predijo el lugar del nacimiento de Jesús, más de 700 años antes de que sucediera, y efectivamente, fue Belén (se puede traducir como “casa de pan”).

La ciudad dónde nació Jesús, era, pequeña y humilde. Curiosamente, es la misma en la que nació el Rey David, y esta referencia la vemos en distintos pasajes bíblicos; de ahí parte la profecía/promesa de la llegada del Mesías en esta ciudad.

Hay algo que a primera vista puede parecer –contradictorio- respecto al nacimiento de Cristo y es que si nació en Belén, ¿Por qué era conocido como: “Jesús de Nazaret”?

Jesús nació en Belén, porque sus padres en la época de Su nacimiento, estaban en Belén, haciendo un “trámite burocrático”… José, había nacido en Belén, y debía empadronarse allí, según un edicto del Rey Herodes, pero su hogar, y su trabajo estaban en Nazaret, y allí fue dónde Cristo creció y era conocido.

Una distancia de aproximadamente de 100 Km, separaban ambas ciudades, y si ahora podríamos tardar poco más de una hora en coche, el recorrido para José y María (embarazada y a punto de dar a luz) en esa época, no fue, probablemente, un camino fácil…

Podemos sacar de aquí, una interesante enseñanza para nosotros también: el camino como “padres”, no tiene por qué ser sencillo… pero Dios tiene siempre un plan para nosotros y debemos de salir adelante con responsabilidad y sabiduría de esa bendición, aunque a veces el camino, no sea fácil…

El Señor cuidó a José y a María en ese camino para cumplir la profecía sobre el nacimiento de Jesús en la ciudad de David, y nos cuida también a cada uno de nosotros si contamos con él en nuestro camino…

Ten un buen día.

A %d blogueros les gusta esto: