22 de diciembre. Adviento 2.018

Devocional, 21 de 25

Herodes… escuchamos su nombre, y #temblamos…

Un rey que ante la #expectativa que tenía el pueblo judío de la venida de un #Redentor-Libertador para ellos, se vio #amenazado cuando llegaron a sus oídos las noticias del nacimiento de Jesús… y su intención fue #acabar con él desde Su #nacimiento.

Fue #Herodes “El Grande”, quién ante la pregunta de los Magos, sobre donde había acontecido el nacimiento del #Niño Jesús, les envió a Belén, (la profecía del nacimiento del Mesías en el libro de Miqueas, era conocida por todo el pueblo judío), así que, se limitó a transmitirles la #esperanza que los Hebreos, tenían en la #venida al mundo del Redentor en el pequeño pueblo de #Belén, y para mantener “las formas”, utilizó la estrategia de pedirles su #colaboración para que le informaran del lugar del nacimiento. Las intenciones del rey Herodes, cuando supiera dónde estaba Jesús, ya las sabemos por el pasaje del Evangélio de Mateo 2:16 (matanza de todos los niños menores de dos años en Belén).

 El Señor vuelve a utilizar a Sus #ángeles para #advertir a los Magos de las intenciones de Herodes, así como a José y María, para que salieran de Belén y fueran hacia Egipto, y así, librar al Niño Jesús, de la muerte decretada por Herodes.

En un tiempo dónde las noticias tardaban mucho en llegar, y dónde no había manera de enviar la #ubicación a través de un teléfono, el Señor, tenía “otros medios”, para #poner alertas, y que finalmente, se cumplieran Sus #propósitos

Adviento: esperando…

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola
A %d blogueros les gusta esto: