Cuando vivimos cada día con la presencia, guía y ayuda del Señor, entendemos que ¡no hay otra manera de vivir que no sea esta!

Sin Su presencia, se nos hace dificil estar en paz, en este mundo tan complicado y lleno de peligros para nosotros y nuestros seres queridos.

Por eso, la tumba vacía nos trae esperanza en la resurrección y en una vida eterna en la presencia del Padre, para todos los que creemos en él.

¡Eso es lo que convence! el día a día al lado del Señor…!

A %d blogueros les gusta esto: